Cristina Sanchis

Dentro de este camino de reciclaje continuo, decidí formarme en Psicoterapia Caracteroanalítica, un marco corporal, emocional y psicodinámico en continua actualización, del que se desprende una metodología integradora, así como técnicas y herramientas para individualizar y adecuar el proceso terapéutico a cada persona. Esta formación requiere además, de la práctica supervisada y de un proceso de psicoterapia propio. Me formé en la Escuela de Psicoterapia Reichiana, de la que formo parte como docente. Esta escuela está asociada a su vez a la FEAP (Federación Española de Asociaciones de Psicoterapia), la FESS (Federación Española de Sociedades de Sexología) y a la EABP (European Asociation Body Psicotherapy).

Pero mi labor y formación profesional no solo se centra en la terapia individual o de pareja, ya que mi trayectoria siempre ha ido de la mano del trabajo con colectivos vulnerables. Desde 2009 estoy trabajando en Àmbit Associació como psicóloga y he sido, durante 8 años, coordinadora terapéutica. También formo parte de la AEN-PV, ambas orientadas al ámbito de los derechos humanos y la salud mental, lo que me han aportado la mirada de sensibilidad social, interdisciplinar y comunitaria que me permite ver cada caso con la complejidad que va más allá de cada individuo.

Como consecuencia de todo este desarrollo personal y profesional, se han asentado y desarrollado en mí, cualidades personales como el compromiso, la sensibilidad, capacidad de resiliencia y la escucha. Y como no podía ser de otra manera, las bases de mi trabajo son la observación, el diálogo y, sobre todo, el respeto al ritmo de cada persona.

Para mí resulta fundamental acompañar, conociendo a la persona y a su entorno, para ir reconociendo en ella los procesos de recuperación corporales, la asimilación de emociones y la gestión de su realidad social. De esta manera, se puede tejer e integrar una experiencia de identidad única y humana, en continua transformación con el mundo que le rodea pero siempre, desde un proceso terapéutico respetuoso.

No existe la vida, existe el vivir.
Humberto Maturana.